viernes, 12 de mayo de 2017

CRÍTICA: HUYE! de Jordan Peele





(Get Out, EE.UU./2017) / Dirección y guión: Jordan Peele / Elenco: Daniel Kaluuya, Allison Williams, Catherine Keener, Bradley Whitford.




En la superficie ¡Huye! cuenta la historia de un conflicto, terrorífico, siniestro, entre negros y blancos. Sin embargo, en segundas lecturas, queda claro que bajo la línea de lo evidente subyace, además, otro juego dialéctico: la controversia entre los de arriba y los de abajo. John Carpenter tiene quién lo siga.

Chris Washington (Daniel Kaluuya) debe viajar con su novia Rose Armitage (Allison Williams) a un pueblo del interior de los Estados Unidos para ser presentado, formalmente, a la familia de la chica. Chris parte con ciertas prevenciones; todas ellas en referencia al color de su piel: un negro en medio de una familia de blancos.
Una vez instalados en el pueblo, y tal como temía Chris, empiezan las incomodidades.
La madre de Rose, entre otras vicisitudes, hipnotiza a Chris, sin su consentimiento, con el propósito de que éste deje de fumar.
El invitado pronto se dará cuenta de que ha sido llevado al pueblo con alguna intención oculta; que ha sido cazado como uno de los tantos ciervos que pululan, como plaga, por la zona. Los blancos (Rose, su familia y otros poderosos del pueblo) forman parte de una organización cuya finalidad es apropiarse de la conciencia de los negros mediante un transplante de cerebro.
Mientras se prepara la sala de cirugía, Chris, que había sido reducido mediante la hipnosis, logra escapar del embrollo. Reacciona con violencia dando cuenta de todos los integrantes de aquella siniestra familia.

Los Armitage y sus amigos, además de blancos, son ricos y poderosos. Son los de arriba. En su papel de amos, casi como un derecho adquirido, disponen de los cuerpos de aquellos a quienes consideran seres inferiores luego de determinar, motus propio, que en dichos cuerpos existe una conciencia limitada (anulada, previamente por ellos mismos) que puede ser sustituida por la propia. Ellos tienen los recursos, y la tecnología, para llevar adelante el proyecto.
Pero algo puede (y debe, según la visión del mundo de Peele) salir mal. Para ello es necesario que exista el estado de sospecha, que haya alguien advertido, un hombre que, llegado el caso, se plante con firmeza y diga NO. Y Chris, un minuto antes del despojo, con un resto de conciencia (resguardada a fuerza de taparse los oídos), a pura voluntad, se levanta y se opone al estado de las cosas.
Luego, la violencia. El protagonista responde a la violencia embozada del poderoso con la violencia física, rabiosa, de aquel que reconoce su pertenencia al grupo de los que siempre pierden. Y que esta vez ha estado a punto de perderlo TODO. Pero la rebelión no implica animalidad. De otra manera los malos hubieran ganado, una vez más, aunque tangencialmente, la batalla. Y Chris conserva intacta su conciencia, lo demuestra ante Rose. Retira las manos de su cuello un segundo antes de mandarla al otro mundo.





lunes, 1 de mayo de 2017

BAFICI 2017

 Con Javier Porta Fouz


 Nanni Moretti - Palombella Rossa


Nanni Moretti en cine Gaumont


 Tim Sutton - Dark Night




domingo, 19 de marzo de 2017

PANTALLA PINAMAR 2017


En el Décimo Tercer Encuentro Cinematográfico Argentino-Europeo.



José A. Martínez Suárez junto al afiche de Bajo un mismo rostro de Daniel Tinayre.



Krzysztof Zanussi durante la presentación de Cuerpo extraño (Obce Cialo) en Pantalla Pinamar.



Amanda Kernell, directora de Esta es mi sangre (Someblod).


Amanda Kernell durante la presentación de Esta es mi sangre.



Federico Godfrid junto al elenco de la película Pinamar.



Jerome Meyer, protagonista de la película australiana Matar amando (Joe Cinque·s Consolation).



Lia Bugnar, actriz de La graduación (Bacalaureat) del rumano Cristian Mungiu.


martes, 29 de noviembre de 2016

CRÍTICA: GENTE QUE NO ES YO de Hadas Ben Aroya





Gente que no es yo (People that are not me), Israel, 2016.

La ópera prima de Hadas Ben Aroya se llevó el Astor de Oro a Mejor Película en la 31 edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. 




La película narra la historia de Joy, una adolescente de veintitantos que, afectada por el final de un romance, intenta llenar el vacío a través del sexo, la comida chatarra y la música que escucha con sus enormes auriculares.

Prisionera de su propia alienación, sin otra preocupación que su eterno presente, habitante solitaria de una exclusiva isla privada, va de aquí para allá libre de compromisos e ideales.

Pero, como bien dice el título, existe otra gente que no es ella. O, para decirlo de otra manera, existe gente que no es igual que ella. Es el caso de aquel antiguo novio que le escapa como si estuviera frente al demonio; es el caso de aquel amante ocasional que prefiere el amor en la intimidad antes que el sexo casual y apresurado que ella propone.

Sin necesidad de abundar en más vicisitudes que las expresadas, la joven directora israelí Hadas Ben Aroya se revela como una verdadera entendida en economía discursiva dado que por debajo de la línea de flotación de su sencillo relato bulle todo aquello que la obra soslaya, lo que evita decir: La ausencia latente, el fuera de campo efervescente, de la sociedad, la historia y la política.

En los tiempos que corren, podría decirse, no hay lugar para aquella totalidad que se denominaba “mundo” ya que de aquel todo sólo quedan los fragmentos dispersos, los desiertos individuales, las pequeñas islas perdidas. Ese es el mundo en el que transcurre la película; el actual, el de Joy.

Sin embargo, la alegría (Joy en inglés) no es sinónimo de felicidad y en una escena final de antología, se verá a la protagonista aferrándose con pies y manos a un pasado amoroso que, una vez más, la rechaza.


lunes, 28 de noviembre de 2016

31º FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MAR DEL PLATA



MATÍAS PIÑEIRO en la presentación de HERMIA & HELENA.





 Charlas con maestros:  VITTORIO STORARO.




JOSÉ MARTINEZ SUÁREZ (Presidente del Festival) y FERNANDO MARTÍN  PEÑA (Director Artístico) junto a CARMEN GAYO en la prsentación de EL VAMPIRO NEGRO.




MAURO SARSER, Director y actor de LOS MODERNOS, en la presentación de la película.



 Charla con GABRIEL SPAHUI, protagonista de SCARRED HEARTS.



RAINER FRIMMEL, co-director de MISTER UNIVERSO, en la presentación de la película.



martes, 9 de febrero de 2016

NOTA PARA EL DIARIO MI BELGRANO: ARRIBEÑOS, UN BARRIO CHINO DE PELÍCULA





http://www.mibelgrano.com.ar/barriochino/barriochino10022016.html




--------------------------------------------------------------------

 
Diario Mi Belgrano. Febrero 2016
Transcripción de la nota:


ARRIBEÑOS, UN BARRIO CHINO DE PELÍCULA.



     Las primeras imágenes corresponden a un tren en movimiento. Las ventanillas, las figuras difusas en el interior, el blanco y azul de los vagones apenas si dejan entrever su forma, se deslizan a toda velocidad como fantasmas persiguiendo una realidad que los contenga. De pronto la formación despeja la pantalla y una quietud momentánea, enmarcada por el imponente arco de acceso al Barrio Chino, pasa a dominar la escena. 
Enseguida empieza el movimiento: un vecino cruza las vías apurado, se levantan las barreras, los automóviles aceleran, una multitud invade las veredas.


     En uno de los tantos trenes que corren paralelos a la calle Arribeños, una vez al mes, desde Tigre, según el poema de Song Lin cuya letra acaricia y carga de sentido a la película, viene una persona a recuperar un trozo de su patria y de su memoria al Barrio Chino de Belgrano. Durante todo el día dicha persona recorrerá lentamente esas cuadras, mirará las novedades, conversará con algún conocido y por fin, al atardecer, con sus bolsos cargados de productos (la excusa para venir) regresará a su ciudad con el corazón rebosante de recuerdos. Y de fantasmas.



     “El poema fue un gran hallazgo”, cuenta Rodríguez, “que apareció cuando empecé a investigar en la cultura oriental. De cine algo conocía, y de poesía tenía una antología contemporánea que había sido publicada en la Argentina. A principios de la década del 70, Song Lin estuvo unos meses acá y a partir de esa experiencia nació este poema titulado “Barrio Chino”. Por suerte lo encontré, casi por azar, al principio y de alguna forma resultó clave para algunos momentos del relato y sintetizaba muchas de las cosas que yo quería decir.”

     Arribeños se nutre de muchas historias similares a la que narra el poema. Todas historias de fantasmas. De lugares y personas que van mutando, de imágenes atesoradas en el recuerdo, de sensaciones acurrucadas en la memoria.

     Marcos Rodríguez confía en la imagen, de los protagonistas sólo se escucha la voz en off. Son ellos quienes, con mayor o menor dificultad en el dominio del idioma, van desgranando sus historias mientras la cámara deambula por el barrio. Se detiene en una persiana que se levanta, curiosea en interiores, recorre objetos y comidas, circula entre los paseantes, investiga. E insistentemente, siempre, vuelve a los trenes y a las vías. 

     Así aparecen las historias de los chinos que llegaron durante la primera mitad del siglo XX y que se radicaron en localidades cercanas a Buenos Aires constituyendo pequeñas cooperativas de horticultores y también se desgranan las historias de los que vinieron después, durante la gran inmigración taiwanesa de principios de los noventa, y que se dedicaron casi exclusivamente al comercio minorista. Y las historias de sus hijos y las de sus nietos.

     Uno de los protagonistas de Arribeños, Carlitos Lin, hace un tiempo, le confiaba a Mi Belgrano: “Mi Nombre original es: Lin Wen Chen (Bosque de idioma firme) Me conocen como Carlitos Lin. Tengo 35 años y si bien soy de origen Chino/Taiwanes, desde los 2 años estoy radicado en Buenos Aires.
Me formé como Comunicador Social UBA y Locutor Nacional ISER y me recibí en el año 2005. Me formé en la profesión con Juan Alberto Badia en el programa Estudio País 24 entre 2007 y 2010. Actualmente conduzco CHINO BASICO un programa de Tv en Metro donde enseño el idioma chino mandarín (www.chinobasico.com). Soy Locutor de Cabina en Canal 7, la Tv Pública y también maestro de ceremonias para la embajada China y el Consulado Taiwanes. Desde hace 2 años conduzco el Mundial de Tango, el Campeonato metropolitano de baile y la noche de las milongas.”

     En ese mismo sentido, cargada de anécdotas e historias de vida, con alegría o desencanto, la película Arribeños se desliza cariñosamente entre la gente del Barrio Chino.
     Rescata las vivencias de aquel chino pintor que, recién llegado a argentina y tal vez urgido por la necesidad de integración, empezó a pintar con formas occidentales y que un buen día sintió la necesidad de recuperar su historia y se puso a pintar, frenéticamente, a la manera oriental.
     Presta oídos a aquella joven china que dice amar la leche y que, recién con su llegada a la Argentina, por primera vez en su vida, consigue darse el gusto de consumirla en abundancia.
     O a aquella otra que ganara papel higiénico como todo premio en un festival. Un camión lleno de rollos de papel higiénico, para alegría de su padre comerciante.
     Tampoco faltan las anécdotas de los nombres. Carlitos, Hugo, etc. Nombres nuevos, generalmente elegidos de manera unilateral por algún argentino que no conseguía retener los imposibles nombres chinos.
     Quedan también reflejadas las historias del trabajo febril y la renuncia a lo superfluo. Y el desinterés de algunos por sus afectos familiares en aras del progreso y de una mejora económica y social.
     Están también las historias comunes a todos: el templo, las festividades, la sede de la colectividad.

   
     En casi todos los testimonios flota de manera perceptible la idea de hallar un espacio común, a salvo de la subjetividad de la memoria, donde depositar y mantener el legado y, tal vez mediante ciertos ejercicios rituales, ver como se actualiza, en una porción de la tierra nueva, la añorada tierra lejana. Esas son las historias que cuenta Arribeños.
     Pasa otro tren. Pasan muchos trenes. Tal vez en uno de ellos regrese a Tigre la persona del poema. No lo sabemos. Tal vez ya sea un fantasma como tantos otros. Como la lejana China de origen para el chino que vive en Argentina.
     Un fantasma como ese Barrio Chino, del año 2015, que retrata la película. Un barrio que, inasible y fugaz, como todas las cosas, hoy ya se muestra cambiado.


Arribeños (Argentina/2015). Guión y dirección: Marcos Rodríguez.